viaje para mujeres

Uno de los principales motivos que te invitan a viajar es poder experimentar sensaciones que amas, que te gustaría vivir más a menudo.

 

Respirar la emoción, caminar acompañadas, aprender las unas de las otras, de nuestro pasado y presente, porque así se vive todo de forma más intensa, con más corazón, sin frenos, con sororidad.

 

Hoy te compartimos las 5 sensaciones que hacen únicos nuestros viajes de mujeres:

 

Despertar en la cama de un hotel

No hay sensación igual. Ya sea en un resort del Caribe, en una jaima en Marruecos, en una cabaña en medio de un bosque tropical de Costa Rica o en un hotel boutique con vistas al Mediterráneo, ver amanecer en un nuevo destino significa que has salido de tu zona de confort, de ese ajetreo diario, para abrazar lo desconocido y vivir la aventura de descubrir maneras alternativas de entender la vida.

 

Degustar sabores desconocidos

Sentir por primera vez el potente sabor del curry amarillo tailandés, que no es un polvo, sino una pasta. Devorar un taco yucateco de cochinita pibil cocinada durante una noche entera bajo tierra y envuelta en hojas de plátano. Descubrir las plantaciones de azafrán y ver cómo recolectan las miles de flores violáceas en los campos de Irán. Probar un delicioso vino italiano mientras admiras la belleza de la Toscana. Momentos que alimentan tu cuerpo y alma tanto o más que la propia comida en sí.

 

viaje para mujeres

Conectar con la cultura del destino y su gente

 

En Guatemala llevan portando los fardos de verduras y las cestas de frutas sobre la cabeza desde hace siglos, por más que ahora creamos que esta tradición centenaria es una nueva moda de Instagram. En China un salteado de huevo con tomate es más comida china que unos rollitos de primavera. Y la cena de Acción de Gracias empieza a las tres de la tarde. Viajar no sólo te hace aprender sobre nuevas culturas, sino que te hace desaprender sobre nuevas culturas.

 
Descubrir rincones secretos

 

Esa pizzería, auténticamente napolitana, en la que el camarero lleva a toda velocidad una torre de pizzas apiladas en la mano. Una cafetería parisina a la que acudían artistas como Picasso, donde nacieron corrientes de pensamiento como el surrealismo o el existencialismo. Una playa turquesa de Indonesia donde desprenderte de la ropa y los problemas… No importa el secreto, lo importante es estar en el momento adecuado, rodeada de mujeres que como tú se sienten libres, fuertes y empoderadas al viajar solas.

 

Estar en contacto con la naturaleza

 

Da igual si estás haciendo un trekking por las Dolomitas, disfrutando de una mañana de birdwatching en el Parque Nacional de Doñana o practicando submarinismo en las islas Galápagos. Los bosques tropicales, las playas desiertas, los campos de trigo, de lavanda o de tulipanes, mirarlos y escucharlos te aporta esa paz que tanto necesitas, esas ganas de respirar el momento y olvidarte de todo. Descubrirte y reconciliarte contigo en compañía de otras mujeres que, al igual que tú, buscan volver a su origen, la naturaleza.

 

 

Lo sabes, viajar es un placer. Cada año sueñas con planear los detalles de ese nuevo destino, una aventura que esperas con ansia para poder exprimir las sensaciones que te regala, con todos tus sentidos, hacerlo inolvidable y que quede grabado para siempre en tu memoria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tipo de viajera

¿QUÉ TIPO DE VIAJERA ERES?

Si estás leyendo esto tenemos algo en común, nos mueve el mismo placer, conocer mundo. Pero, como podrás imaginar, no todas disfrutamos de igual forma

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *